Semillas de Vida



{ Humanidad, Propósito }

La identidad del hombre en el mundo moderno

Mucho se ha dicho del género masculino. La identidad del hombre esta bajo un ataque constante por parte de un feminismo de tercera ola que le atribuye a este género y al arquetipo ficticio del “patriarcado” la responsabilidad de los grandes males del mundo moderno. Entre ellos; violencia, injusticia, desigualdad. Si bien estos males también estan presentes en el género femenino, es nuestra responsabilidad hacernos cargo de las acusaciones, defender y definir nuestra identidad en justicia y honor. Remarcar aquellos valores que son dignos de ser exaltados y motivo de orgullo para quien decida seguirlos.

Protección

honor-y-virtud-masculinasEl hombre de honor nunca debe exponer a la mujer a riesgos o peligros innecesarios. Su rol como hombre es el de estar atento y preparado ante cualquier circunstancia, ser precavido. Esto incluye proteger a la mujer de si mismo; siendo en cierta medida sensible a sus necesidades y estabilidad emocional. En el ámbito urbano, aquellos sin honor acechan para una oportunidad de robar o agredir a quien este en posición de vulnerabilidad. El hombre de honor esta vigilante y alerta, no solo respecto a su propia pareja y familiares, sino respecto a otros ciudadanos desconocidos de cualquier sexo y edad que en distintas situaciones puedan ser potenciales víctimas de depredación.

Respeto

El hombre debe y merece respeto de sus pares, pero principalmente debe respeto a las mujeres; sean sus parejas, familiares o no. Hay situaciones donde hombres sin honor faltan el respeto a la mujer; una palabra vulgar o una mano fuera de lugar demanda una restitución honrosa por parte del acosador. El hombre de honor debe exigir que se respete a la dama por más que no sea la propia. Si el agresor no esta dispuesto a humillarse y pedir perdón debe exigirsele rendir cuentas, ya sea ante la ley o personalmente. Por ese motivo el hombre debe estar preparado para enfrentar situaciones donde se requiera el uso de la fuerza.

Provisión

El hombre de honor debe ser responsable y proveer para su familia. Conseguir un trabajo, hacerse de un oficio o emprender, y proveer lo necesario para que su pareja e hijos tengan buen estado de salud y alimentación. También debe proveer en lo posible para hacerlos felices; en amor, en sentido de propósito, en entretenimiento. También es su responsabilidad la de edificar buenos valores y costumbres en el hogar. En los casos donde haya escaces de trabajo se debe procurar el sustento por cualquier medio necesario; trabajando la tierra o saliendo a buscar tareas que le permitan proveer, siempre intentando mantener una actitud honrosa y digna. A veces la sociedad es injusta y quienes más tienen acumulan riquezas mientras que otros pasan hambre. El hombre de honor exige por cualquier medio necesario que se respeten sus derechos y que exista igualdad de condiciones y oportunidades, por amor a su familia.

Liderazgo

El hombre tiene que ser capaz de tomar decisiones que involucren una dirección. Si bien este rol puede ser compartido en determinadas circunstancias con la mujer, el hombre debe estar preparado para tomar decisiones creativas y hacerse cargo de los resultados. No puede verse arrinconado en la inanición y la pasividad mientras el caos y la entropía acechan con el correr del tiempo y las circunstancias rondantes. Debe tener la capacidad de pensar estrategicamente, tener un conocimiento previo de las situaciones pertinentes, trazar un plan de acción efectivo y actuar. En una palabra; ser proactivo.

Honor

travelerEl principal rol del hombre de honor es el ser honrado; sus acciones y su vida deben dar testimonio de su justo accionar y su intachable comportamiento. Si bien todos podemos equivocarnos y cometer errores, el hombre de honor se construye día tras día con esfuerzo y dedicación para ser un estandarte de su comunidad y familia. Debe ser amado y respetado por quienes lo rodean, pero esto no debe ser algo exigido sino ganado y merecido. El honor es la corona de gloria de una vida orientada a la protección de la vida, el respeto, la provisión y la capacidad de liderazgo.

Las luminarias

¿Cómo definirá el hombre del siglo XXI su identidad en el mundo? Mucho queda por decir de este tema ante una sociedad que intenta ahogar lo que define al hombre, no meramente por la portación de cromosomas y órganos genitales externos, sino por su gen cultural. Mientras tanto, el hombre puede encontrar abrigo a la luz de los grandes ejemplos que la historia nos deja. Sigamos los buenos ejemplos; aquellos que inspiran fuerza y confianza, guía y poder, a fin de construir nuestras vidas no sobre modas pasajeras y cuestionables, sino sobre roca sólida.

Y cuando las mareas de los tiempos azoten contra nosotros, no nos dejaremos corroer o depredar por actitudes deshonrosas ni confusiones respecto a quienes somos, sino que viviremos erguidos en orgullo como columnas vivientes.

Escrito por

Un aporte sobre “La identidad del hombre en el mundo moderno

  1. Muchas gracias por el texto. Brinda tranquilidad y esperanza encontrar estos pensamientos en estos tiempos.

Deja tu Aporte

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Pin It on Pinterest