Semillas de Vida



{ Humanidad, Propósito }

Machismo por Hombría: El rol del hombre en la lucha feminista

¿Qué hace a un hombre, hombre?

Uno de los grandes logros de las últimas décadas, sin duda ha sido la progresiva reivindicación de igualdad del género femenino gracias al movimiento feminista. Esta revolución global de justicia social ha conquistado bastiones como el derecho al voto, la igualdad de derechos y aún sigue luchando por otros como la igualdad de remuneración por igual trabajo, donde vergonzosamente aún se aprecia una desigualdad marcada, al igual que en la igualdad de oportunidades, donde en muchas ocasiones el anticuado machismo aún ruge su despótico y retrógrada desdén.

Famoso Poster antiguo de ilustración de una mujer con un pañuelo rojo sobre su cabeza, flexionando su brazo, con la leyenda "We can do it!" (nosotras podemos hacerlo)El feminismo se eleva no como una contrapartida igualmente injusta del machismo, sino como el simple reclamo de justicia e igualdad de derechos indistintamente del género. Curiosamente esta lucha no se diferencia tanto de la que experimentaron la raza de esclavos que habitaba el siglo XVIII, a quienes no se les consideraba humanos dignos. Seguramente existen excepciones, donde un grupo de mujeres distorsiona la noble visión con declaraciones como “muerte a los hombres,” dando mal nombre al movimiento feminista y ganandose apodos como “feminazi,” que confunden más que aclarar la problemática.

Es necesario recordar también que mientras muchas culturas han avanzado progresivamente en la igualdad de género a través de los tiempos, otras siguen sufriendo injusticias muy grandes que cobran mayor contraste en el mundo de hoy. Quizás uno de los más acentuados ejemplos es la cultura de oriente medio, donde la realidad es en muchos casos casi irreal. Matrimonios obligados, desigualdad ante la ley, y sometimiento absoluto a la raza masculina.

Pero en el eje de esta gran evolución que se desarrolla a nivel mundial hay un papel que tiene vital importancia, y que muchas veces es subestimado; el rol del hombre. Mientras la mujer reivindica su identidad femenina, el hombre quizás muchas veces se mantiene como espectador, en parte no sabiendo cual es exactamente su papel a jugar, en parte talvez confundido con respecto a su propio rol en la sociedad al observar sus puntos de referencia moverse con firmeza en una estructura cambiante que aún no se termina de asentar. Duda y se pregunta ¿si me veo asociado con este movimiento, se me vera como afeminado? ¿pollerudo? ¿nene de mamá? Sin embargo, el verdadero núcleo de lo que define la verdadera hombría sigue invariable.

El honor y la virtud masculina son joyas para muchos perdidas y olvidadas, para otros cosa de leyenda, rumor y mito. En su lugar se puede apreciar en los peores casos un machismo exacerbado, poca muestra de virilidad sino todo lo contrario, evidencia de primitivismo animal infra-humano y sub-desarrollado. La violencia física/verbal/psicológica hacia la mujer, el abuso sexual e incluso el sometimiento a sus propios ideales parciales, son los grandes pecados que degradan a un humano de la categoría de hombre a la de machista. La hombría es, en cambio, el adjetivo decoroso ganado por aquellos humanos del género masculino quienes conocen y mantienen aquellos valores que aseguren la justicia y defiendan la verdad. La hombría no se define por la posesión del cromosoma XY o la portación de órganos genitales externos, sino por la valentía de llevar a cabo las responsabilidades que aseguren la protección del inocente, la persecución del sátiro y la aspiración a la excelencia en lo que sea que haga.

Foto en blanco y negro de una mujer domando leonesLo primero facilmente objetable es que estas características no son exclusivas del género masculino, sino que precisamente el movimiento feminista ha demostrado que características similares de fortaleza y justicia son las que hacen a una mujer, Mujer, y sin duda lo son. Al mismo tiempo, existen infinitas diferencias en lo que identifica escencialmente a un hombre y una mujer. Sin embargo, este artículo no busca definir lo que es un hombre en contraste con la mujer, sino lo que es un hombre en contraste con un niño, y en contraste con un animal.

Un animal no conoce normas sociales, no es parte de una comunidad civilizada, no tiene ideales elevados y virtudes cultivadas. No posee lógica, discernimiento y disciplina. Se guía meramente por sus instintos biológicos escenciales que lo llevan por la vida. Es en cierto sentido inocente porque esta en su naturaleza ser así, pero no es admitido como inocente si forma parte de la raza humana.

Un niño es inmaduro, y a esa inmadurez le es otorgado un periodo de gracia denominado inocencia por la falta de experiencia y aprendizaje necesarios que le permitirían saber mejor. Un hombre inmaduro sin embargo acarrea otras responsabilidades. El paso a la adultez le da la persona un poder igual que el de sus pares, y el mal uso de ese poder necesita ser limitado y corregido por un poder superior, entiendase en primer lugar al estado y la sociedad.

Foto de un hombre sosteniendo una sombrilla para una mujer en una playaSi bien en el mundo contemporaneo se han perdido muchos ritos de pasaje a la adultez que quizás existieron en otros tiempos y culturas, no se necesita un oráculo para distinguir un Hombre de un humano del género masculino. Muchos creen que el pasaje a la hombría es el comenzar a tomar alcohol, a fumar y a tener sexo. Pero cualquier humano maduro entiende por Hombre a aquel señor recto y sabio que se conduce con disciplina, perseverancia y responsabilidad. Pero por sobre todo; aquel que conoce y aplica los códigos de respeto entre los pares, en especial hacia la mujer.

El rol del hombre en la lucha por la igualdad de género es lo que va a prevenir que la búsqueda de la justicia social se convierta en una guerra entre los sexos. El hombre verdadero sigue siendo el caballero de armadura que siempre fue, por más variadas formas que esa armadura pueda tener, y es su sagrado deber y privilegio utilizar sus recursos, inteligencia y fuerza para asistir a su compañera y hermana, aliada e igual contraparte femenina, que a veces es princesa, a veces amazona, y a veces valkiria guerrera.

Escrito por

3 aportes sobre “Machismo por Hombría: El rol del hombre en la lucha feminista

  1. La verdad me he visto rodeada de muchos machistas, no solo hombres, mujeres tambièn.
    Y…muchas veces me quede cayada porque no le podia hacer frente sola ja ja,Sria que me estaba convirtiendo en una tambièn?Hoy soy madre de dos hombresitos,Y con certeza quiero que crezcan en un ambiente de igualdad…

  2. machismo-feminismo—- me parecen extremos de los roles de vida del hombre y la mujer, simplemente extremos en donde todos lo tenemos. saber manejarlo eso es otro cantar… me gusta la renovación de semillas de vida! saludos

  3. Somos géneros distintos para poder sostenernos mutuamente, en equilibrio, igualdad, respeto y por sobre todo AMOR.
    Yo me complemento con el Hombre que es mi Compañero de vida. Porque he decidido que ÉL en su naturaleza masculina me fortalezca como Mujer y los dos nos fusionemos.

Deja tu Aporte

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Pin It on Pinterest