Semillas de Vida



{ Humanidad, Propósito }

Feliz Día a quienes lucharon y luchan por la justicia social

El trabajo es cumplir nuestra parte en la sociedad. Cada uno produce para que otro pueda consumir. En parte esto es amor, hacer algo por alguien, pero también es recíproco, porque a su vez otras personas producen para nosotros.

Piramide Social CapitalistaDesafortunadamete, desde tiempos antiguos estamos luchando contra un sistema tramposo y predatorio donde hay quienes producen poco y consumen demasiado. Viviendo a puro lujo, las elites organizadas se sirven del privilegio y el poder económico para seguir enriqueciendose a expensas de los demás, depredando no solo energía de trabajo sino recursos naturales. Un poder estatal ausente termina librando la balanza al poder del más fuerte, quien no duda en incorporar excesos a expensas de absorber lo que le corresponde a su prójimo. Muchas veces su moral no entra en juego porque es un acto sutil, imperceptible, como quien compra un rico churrasco sin tener que matar literalmente una vaca. Sabe pero no quiere ver. Desconectado del proceso, poca objeción presenta su conciencia. En otros casos, distintos niveles graduales de culpa (dolo) se encuentran presentes. El dueño que abusa de sus empleados, sin siquiera otorgarles sus derechos básicos de trabajador, y que absorbiendo todo ese privilegio en su panza se permite lujos a él y los suyos. ¿Y la conciencia? Quizás gradualmente fue degradandose, quizás nunca estuvo, quizás todavía debe nacer, quizás es un don del espíritu santo (y no de la religión.)

El mundo tiene los recursos para satisfacer las necesidades de todos, pero la glotonería de pocos. Y es que nos hicieron creer que la única forma de llenar El Vacío es consumiendo cada vez más y mejor, y en esta ilógica mecánica, para hacerlo es necesario que alguien más sea consumido. Y en el acto fagocitario, inadvertidamente sacrifica lo único que llenaría ese vacío; el poder amar y ser amado en igualdad con la humanidad. Mediante la justicia y la compasión cuidarnos entre todos como hermanos y no como amos, esclavos y perros. ¿Soy el único que siente algo raro en el pecho cuando alguien intenta servirle con ojos serviles? Con mirada caída como quien acepto la mentira de que de alguna forma rebuscada es menor que a quien sirve. Cuando Jesús lavó los pies de sus discipulos demostró ser el mayor, no el menor, porque más es el que sirve que quien es servido.

Yo elijo ver la distopía, teniendo a cambio que vivir en ella, porque elijo luchar. Prefiero sufrir la distopía que pagar un paraíso ciego y falso pintado con sangre. El falso “cielo” de algunos es sostenido por el infierno de muchos.

Haymarket Riot

El día del trabajador es un día de lucha, que como muchos otros días, tuvo que ganarse el ser recordado gracias a sacrificios violentos y sangrientos (pero relativamente rápido en comparación al sacrificio diario de muchos otros) de trabajadores que fueron masacrados para conquistar un mínimo de los derechos que le corresponden como miembros de la humanidad. Si no fuera por ese sacrificio violento en contra del sistema, hoy el trabajador ni siquiera gozaría del derecho de una jornada de 8 horas (que no siempre es respetado,) entre muchos otros derechos que intentan paleativamente alejarlo de su condición de esclavo.

Autopista al infierno consumista“¡Que deprimente!” Dirán algunos. “Volvamos a nuestro living a ver la tele, a jugar a la XBOX, a prender el iPad.” Y otros menos afortunados dirán “Volvamos a lo que sea que tengamos que nos haga más tolerable esta existencia injusta.” Y así apartan la mirada y se da vía libre a la impunidad de un sistema injusto, se inclinan ante la imágen de la bestia ricos y pobres por igual, una inteligencia no tan artificial que gobierna la nueva babilonia, la que te promete placer y te cambia el alma por un juguete electrónico chino y una bebida azucarada.

“¿Y qué se puede hacer? ¿Qué puedo hacer, yo, simple mortal? Espero que alguien haga algo, porque yo no puedo hacer nada, así que dejame desviar la mirada de esta distopía y volver a dormir en placeres vanos. “

¡Pero es que ya estamos haciendo algo! Cada elección conciente que tomamos a la luz de la conciencia moral. Hay que preguntarse:

  • “¿Está bien lo que estoy haciendo?” Y no hablo nunca de legal o ilegal, ya sea en doctrina política o religiosa, ya que son parte del sistema que tuerce la realidad.
  • “¿Esta bien consumir lo que estoy consumiendo?” Y no hablo de darse un gusto o intentar progresar un poco. Solo pensar que por cada 2 panes que como yo, hay alguien que no esta comiendo ninguno. Cada lujo excesivo es un reflejo de un sistema injusto.
  • “¿Necesito todo lo que tengo?” “¿Hay algo que tengo y que otro lo estaría aprovechando mucho mejor que yo?”
  • “¿Estoy aprovechandome de alguien con menores recursos que yo? ¿Usando mi posición como palanca para forzar a otro a la servidumbre?”
  • “¿Estoy sintiendome superior a otro ser humano?” “¿Me la paso degollando con la lengua y hablando mal de otros solo para hacerme sentir mejor a mi mismo en complicidad con quienes también eligen el recurso de sacrificar a uno de la manada para alimentarse?”
  • “¿Amo a mi prójimo como a mi mismo…? ¿O soy tan glotón y vampiro como para comerme al prójimo?”
  • “¿De qué forma puedo hacer de esta una sociedad más justa?”
  • “¿A quién le estoy dando mi dinero cuando compro algo?” “¿Estoy colaborando a reforzar un sistema injusto o a equilibrar la balanza?”
  • “¿A quién le estoy dando mi esfuerzo cuando trabajo? ¿Es una relación justa o injusta? ¿En favor de quién?”

Son solo algunas de las preguntas que tendrían que surgir a modo de meditación en el fluir de la vida. El árbol no chupa por sus raíces lo que hace mal. El cuerpo humano tiene glóbulos blancos que matan lo malo, y glóbulos rojos que transportan el oxígeno. Filtrar lo malo. Hacer lo bueno. Viendo más allá y no solo en la superficie. Hay manzanas podridas por dentro. Hay acciones que pueden hacer de este mundo un lugar mejor.

El nivel 2 es transpersonal. Ya no pasa por lo que uno decida hacer o no hacer desde lo individual, sino que se extiende a tener repercusiones positivas en la sociedad de una manera activa. Es el lugar del revolucionario, que esta dispuesto a sufrir y arriesgarse en menor o mayor medida en pos de su prójimo y de la causa de justicia. En ellos habita otro espíritu, que imprime su escencia en quienes son aptos para ser punta de lanza. Sacrificables, dejan su alma en brazos de Valkirias al Valhalla, siempre y cuando pongan su vida en una batalla honorable, como trabajadores muertos en mayo, no sentados en el sofa viendo una sitcom mientras se limpian los pies en cuero humano. Dejenme decirles; lo que consumes termina consumiendote; tu alma es un reflejo de lo que decides hacer con tu vida.

Y fuerzas desconocidas y ocultas se debaten nuestras almas, siendo tironeadas de un lado a otro en encarnecida lucha, y el despertar de nuestra conciencia es una fuerza más, esperando ser partes de algo más grande que nosotros mismos, una luz que impulsa por esclarecer la densidad de las tinieblas. Para proclamar liberación a los cautivos, libertad a los prisioneros, dar vista a los ciegos y vida a los muertos de corazón.

Brilla esa luz para mí. 

Sé el cambio que quieres ver en el mundo

Escrito por

Deja tu Aporte

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Pin It on Pinterest