Semillas de Vida



{ Bienestar, Desarrollo Personal }

Combatir la ansiedad mediante el ejercicio físico

Mujer trotando en una calle soleada con pastoUn estudio reciente de la universidad de Princeton, reforzó la creencia de que el ejercicio físico puede combatir la ansiedad y el estrés. Los investigadores realizaron un experimento en ratones, dividiendolos en dos grupos; al primer grupo les permitieron correr 4km por noche (en ruedas de ejercicio) mientras que al segundo grupo los mantuvieron en un espacio sedentario. Luego de algunas semanas a ambos grupos se los expuso a agua muy fría durante un breve tiempo y analizaron su actividad cerebral. Los ratones sedentarios exhibieron mayores señales de estrés y ansiedad que aquellos que ejercitaban regularmente. En cambio, los ratones que realizaban ejercicio tenían mayor segregación de una proteína neuronal que les permitía controlar la excitación.

Las conclusiones de dicho estudio fueron que aquellos que estuvieron mejor preparados mediante el ejercicio para enfrentar situaciones de riesgo o peligro pudieron controlarlo mejor, mientras que aquellos que estaban menos preparados fisicamente presentaban mayor excitabilidad en su sinápsis.

Un río que fluye

Independientemente de este estudio, es sabido con anterioridad que el ejercicio físico causa que el cerebro libere neurotransmisores que producen placer y sosiego. Esta es la respuesta natural del organismo ante el uso normal del cuerpo humano en un estado activo. Los músculos, las articulaciones y el sistema circulatorio, así también como el respiratorio entran en acción liberando cualquier tensión, contractura y energía potencial acumulada. Filosoficamente esto es lo opuesto al estancamiento; un pantano acumula impurezas mientras que un río que fluye las limpia. El sudor resultante purifica al cuerpo de potenciales contaminantes.

Avanzar día tras día

Es importante saber administrar las energías y la motivación para no abandonar; en este casos es más valiosa la rutina que se repite regularmente que los grandes logros aislados; la casa se construye ladrillo a ladrillo con perseverancia y buena administración. Una simple rutina diaria o semanal puede hacer maravillas en liberar esa tensión acumulada, en poner nuestra conciencia en el cuerpo en lugar de la mente. Más importante es aún en una sociedad y sistema donde mucho es remitido al plano mental; el estudio y el trabajo tienden a hacernos concentrar en una pantalla. Es tiempo de reconocer nuevamente el valor del movimiento; un poco de estiramiento, una caminata, un breve trote; andar en bici, practicar algún deporte, algún arte marcial, natación. Las opciones son muchas. Basta al menos comenzar con lo que haya más a mano.

Fuente: La ansiedad desaparecerá si te ejercitas, según la universidad de Princeton

Escrito por

Deja tu Aporte

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Pin It on Pinterest