Semillas de Vida


{ Propósito }

Una exhortación a buscar tus propias respuestas

Este blog se enorgullece en poder ofrecer algunas opiniones respecto a ciertas interrogantes de la vida; consejos apuntados a mejorar la calidad de vida y a ayudar a resolver cuestiones existenciales y de desarrollo personal. Pero lo cierto es que no existen respuestas absolutas, doradas e infalibles que puedan ser dadas por terceros. Cada uno se enfrenta a diversas circunstancias de forma única y personal, y emprende un camino de auto-descubrimiento.

Hace mucho adopte el aforismo “Temet Nosce,” popularizado en la película “The Matrix” (1999,) el cual significa “Conocete a tí mismo.” La frase fue encontrada originalmente tallada en el templo de Apolo en Delfos. El lugar era conocido por sus oráculos. Se denominaba “oráculo” a la respuesta provista por una divinidad a una pregunta hecha a través de una pitonisa (o intermediario.) Temet Nosce es un desafío e incitación al auto-descubrimiento. Esta investigación personal es algo que se desarrolla a través de la vida desde que uno toma conciencia de uno mismo a temprana edad.

Escena de la película "The Matrix" (1999) cuando Neo ve el cartel de la pitonisa que dice "Temet Nosce" (conócete a tí mismo.)

Desde pequeños comenzamos a preguntar el “porqué” de todo, y obtenemos de los adultos respuestas basadas a veces en la lógica, otras en la tradición o la cultura, y otras veces obtenemos un simple “porque sí.” Ciertos aspectos de la tradición y la cultura son relevantes y positivos porque establecen un marco en común de interacción y respeto mutuo. Otros aspectos de la tradición y la cultura son más cuestionables a medida que transcurren las generaciones, y se van moldeando y adaptando según evoluciona la conciencia colectiva. El punto de referencia lógico para muchas de estas adaptaciones que se producen en la cultura es el “bien común,” entendiendo por “bien común” a los intereses que benefician a la comunidad como un todo a través de cada uno de sus integrantes.

Imágen de un hombre con una capucha, pero en lugar de su rostro se ve un universo con constelacionesPero más allá de las preguntas y respuestas a nivel comunal y colectivo, surgen otras de caracter personal, a veces a raíz de un problema o simplemente como resultado de una sed existencial que busca un significado o propósito mayor. Ante esas preguntas, la era de la información ofrece una colección variada de recursos en forma de libros, revistas y sitios web. Google nos tienta con un pequeño recuadro que ofrece respuestas aparentemente ilimitadas a las pequeñas y grandes interrogantes de la vida. Por supuesto Google no es Dios, a pesar de lo que muchos afirmen, y todas esas respuestas fueron formuladas por otras personas. Esto no es una desestimación a la validez de dichas respuestas; por el contrario. Ante la búsqueda “¿Cómo fabricar un mueble?” seguramente encontraré a mi alcance la sabiduría ancestral de innumerables generaciones de carpinteros que invirtieron su vida en perfeccionar la técnica maestra de ejecución de dicha actividad. De la misma forma, puedo encontrar respuetas útiles a otras cuestiones no tan exactas o definidas como “¿Porqué existo?” o “¿Cómo ser feliz?”

Pero hay ciertas preguntas que no siempre pueden ser respondidas por terceros. De la misma forma que una huella digital corresponde a una persona, hay respuestas de las cuales solo nosotros somos poseedores, si bien en principio pueden estar ocultas. En este marco, las respuestas de terceros pueden resultar utiles, pero no serán absolutas. Al observar el andar de otros, puedo aprender algo de sus saltos y tropiezos, pero nadie puede recorrer mi camino por mí.

Cuando uno busca en Google “¿Quién soy?”, puede encontrar respuestas y opiniones de terceros, y estas respuestas pueden darle a uno mucho que pensar, pero no serán la llave que abra la puerta de nuestros propios enigmas.

El camino de la vida es un camino de auto-descubrimiento constante. “Temet Nosce,” conócete a tí mismo. No olvides lo que aprendiste. Abrite a aprender más. Disfruta del asombro. Medita. Nutrite de las experiencias de terceros. Agradece ser único. En las palabras de Morpheus: “Solo puedo mostrarte la puerta, tu tienes que atravesarla por tí mismo.”

Escrito por

Deja tu Aporte

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Pin It on Pinterest