Semillas de Vida




{ Bienestar, Desarrollo Personal, Propósito }

El orgullo de ser un patito feo

Probablemente muchos conozcan la fábula del Patito Feo; se trata de un patito que era diferente a los demás. En comparación con los demás patitos bebes era extraño e inadecuado; objeto de burla por ser distinto. El “patito feo” se puso muy triste. Eventualmente, los patitos crecieron, y el que se suponía era un “patito feo” en realidad resultó ser un cisne. Esa era la razón por la cual como patito parecía ser feo; porque nunca fue un patito, sino un cisne.

Dibujo animado del patito feo en el agua recibiendo los gritos de sus hermanos patitosLa moraleja de esta fábula habla sobre aquellas personas que son distintas a las demás. La sociedad necesita cierta homogeneidad para funcionar efectivamente. Por ejemplo, si no hablaramos todos el mismo idioma, sería dificil comunicarnos y funcionar juntos. Quizás es por eso que es muy común sentir cierto rechazo hacia aquellos que son diferentes, o que plantean ideas diferentes. Inconcientemente y quizás hasta a nivel biológico puede percibirse como una amenaza. Ahora nuestro nivel actual de homo sapiens sapiens con una corteza cerebral evolucionada capaz de realizar operaciones complejas, nos permite distanciarnos un poco de ese razonamiento primitivo y aceptar a quienes son diferentes basadonos en la lógica. Entendemos que una persona de raza diferente, o religión diferente o inclinación sexual diferente no tiene porque ser una amenaza para nosotros o para la sociedad. Este es el punto de vista opuesto al que adoptaron los patitos de la historia.

Ahora hablemos del punto de vista del “patito feo,” que en realidad no es un patito sino un cisne. El cree que es un patito, y como patito se siente insuficiente, inadaptado, inadecuado, incorrecto. Lo cierto es que nunca podrá llegar a ser un patito “lindo” o “normal,” porque su naturaleza misma es completamente distinta a la de los patos. Puede intentar peinarse como pato, caminar como pato, graznar como pato, pero probablemente se quede corto, porque no es un pato. Esto no significa que él es alguien defectuoso o malo, simplemente significa que es una especie distinta a lo que cree ser, o a lo que los demás esperan que él sea. 

El cisne, en su juventud, inmaduro e inseguro de si mismo y de su identidad, recibía las burlas y las críticas de los demás y no hacía otra cosa que sentirse mal consigo mismo. Pero el día que maduró, llegó a entender que él era quien debía ser, y que no había nada de malo en él. Pudo apreciar la belleza de ser quien realmente era, y también los demás llegaron a verlo.

Ilustración de tres cisnes en un lago junto a una familia parada en la orilla

El patito feo es una fabula escrita por Hans Christian Andersen sobre un patito particularmente más grande, torpe y feo que sus hermanitos.

¿Cuántas veces nos sentimos como “patitos feos” queriendo parecernos a algún pato hecho y derecho? ¿Cuántas veces nos sentimos como “patitos feos” cuando otros nos dicen o nos hacen creer que no estamos siendo buenos patos? Es probable que lo que los demás esperan de nosotros no sea quienes somos nosotros en realidad, y que nuestro camino e identidad sean completamente distintos al del resto.

No tiene nada de malo ser diferente. Al contrario; ser único es algo muy especial. Es común para aquellos que son únicos el ser rechazados o criticados por aquellos que establecen la normalidad. Pero el día en que el patito feo acepte que no es un patito, y que sin embargo es otra especie de ave, es el día en que comenzará su proceso de maduración en un hermoso cisne.

Escrito por

Deja tu Aporte

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Pin It on Pinterest