Semillas de Vida



{ Bienestar, Desarrollo Personal }

Como implementar hábitos mediante oportunidades, circunstancias y acciones

Un primer plano de Michael Jordan¿Estás contento con tu vida? ¿Estás contento con quien sos? Yo tengo un dicho “ama tu vida o cambia tu vida,” lo que significa que si no estás amando tu vida la única alternativa posible es cambiarla. Siempre tenemos puntos de referencia de adonde queremos llegar o quienes queremos ser. Personalmente yo encuentro inspiración en todas aquellas personas a las que envidio. Me gustaría parecerme a aquel hombre que tiene la disciplina para llevar a cabo lo que se propone, sin procastrinar (dejar para después indefinindamente), perfeccionandose a si mismo en diferentes áreas cada día y mostrando su admirable progreso al resto de los mortales a través de sus actualizaciones en Facebook. Y por otro lado esta esa otra parte de uno mismo que nos tira a dormir, a vaguear, a no hacer nada, a perder el tiempo, a comer de más, a ser indisciplinado, a permitirse todo, a recaer en una adicción. Y mediante ese camino se termina en una efímera nube de distracción pasajera y vacía, lejos de quien uno quiere ser y lo que uno quiere lograr. Pero ¿cómo llegar del punto A al punto B? ¿Es la solución tan fácil como trazar una línea recta? La respuesta es sí. Pero es una línea recta larga en la que hay que mantener el pulso. La respuesta al cambio positivo es la implementación de hábitos.

Buenos y malos hábitos

Para cambiar el carácter se necesitan implementar a través del tiempo nuevos hábitos que nos lleven adonde queremos llegar. Algunos ejemplos de tales hábitos pueden ser:

  • Levantarse temprano
  • Hacer ejercicio
  • Comer sanamente
  • Aprender y practicar una disciplina como dibujar o tocar la guitarra
  • Escribir un blog o un libro
  • Administrar sabiamente las finanzas
  • Realizar un voluntariado

En el otro espectro, tenemos aquellos malos hábitos que nos alejan de la clase de persona que queremos ser, algunos ejemplos pueden ser:

  • Fumar
  • Comer mal
  • Beber excesivamente

Imaginando quien quiero ser

Una mujer haciendo ejercicio junto a un lagoPara darnos cuenta de que hábitos necesitamos implementar o cambiar, el primer paso es tan simple como visualizar un deseo. Imaginarnos quien queremos ser o adonde queremos llegar. Un par de ejemplos de esto podrían ser:

Deseo ser un hombre seguro e independiente, con mi propio emprendimiento, saber tocar la guitarra y hacer artes marciales.

Ó:

Deseo ser una mujer con un cuerpo saludable, con un título profesional académico y tener mi propia huerta.

Estos son solo un par de ejemplos que revelan nuestras aspiraciones internas de en que clase de persona nos queremos convertir. Llegar a eso es una cuestión de estrategia.

Cambiando cosas fáciles para cambiar hábitos difíciles

No siempre es tan sencillo decir “de ahora en más voy a practicar guitarra todos los días” o “a partir de mañana me voy a levantar todos los días a las 7.” El problema con la implementación de nuevos hábitos es que a menudo la vieja naturaleza, el antiguo hábito, el sector primitivo del cerebro (que busca recompensa inmediata y escapa del dolor) se resiste al cambio. ¿Cómo domina una persona a un animal primitivo? La técnica y la estrategia supera a la fuerza. Necesitamos disponer todas las condiciones que estén a nuestro alcance para que la implementación tenga éxito. Aquel hábito que consideramos fuera de nuestro alcance, lo obtenemos cambiando pequeñas cosas de nuestro entorno que sí están a nuestro alcance; aprovechando oportunidades clave, estableciendo circunstancias y realizando pequeñas acciones.

OCA: Oportunidades, Circunstancias y Acciones

El acrónimo OCA puede ayudarnos a recordar estos 3 sencillos elementos que pueden servir como base para adquirir nuevos hábitos de manera más sencilla, aprovechando el poder de la estrategia.

Aprovechar Oportunidades

Foto de una señal de tránsito que dice "Trabajo soñado: próxima salida"

No siempre estamos del mejor humor posible para comenzar la dieta o salir a correr, y lo cierto es que a veces nunca tenemos el humor para hacerlo, pero debemos aprovechar aquellos momentos en los que “los planetas se alinean” por decirlo de algún modo.

  • Justo ese día que podemos acostarnos temprano para levantarnos temprano, podría ser una buena oportunidad para iniciar aquel hábito.
  • ¿Justo pasamos por la puerta del gimnasio donde se enseña Jiu-jitsu? Es la oportunidad para averiguar horarios y comprometerse anotandose.
  • ¿Justo tenés la plata para comprar el atril, el bastidor y los pinceles? Si lo dejo para después, la oportunidad clave puede no repetirse.
  • ¿Es época de inicio del ciclo lectivo y están abiertas las inscripciones? Me voy a anotar en esa carrera que siempre quise hacer.
  • ¿Hay un clima agradable? Creo que voy a comenzar a armar la huerta que hace años vengo queriendo hacer.

Establecer Circunstancias

Mapa estratega

Preparar el entorno es la parte más fácil y más efectiva de implementar nuevos hábitos. Así como una semilla para que germine necesita las condiciones de humedad, clima y sustrato apropiadas, cada hábito necesita otro juego de condiciones que nosotros podemos facilitar para que germine hermosamente y con la menor fricción posible. Ejemplos:

  • Le voy a decir a mi pareja que por favor me despierte cuando se vaya a trabajar, y que se asegure de que me levanté de la cama y me vestí antes de irse.
  • Voy a poner el despertador en otra habitación, detrás de una reja con candado para evitar apagarlo y volver a la cama.
  • Voy a asistir a reuniones de Alcoholicos Anónimos y a leer literatura para dejar de beber.
  • Voy a tirar los ceniceros y los encendedores, aunque sean lindos.
  • Voy a quitar de mi cocina todo lo que no sea apto para mi dieta y voy a tirar los imancitos y volantes de comida rápida.
  • Voy a contarle a alguien de confianza y que me apoye acerca del hábito que quiero cambiar y pedirle que me pregunte frecuentemente acerca de mi progreso para tener que responderle a esa persona sobre mi cambio.

Realizar pequeñas Acciones

Reproductor de discos de viniloHay acciones que pueden causar un gran impacto en nuestro cambio de hábito, motivarnos no solo a iniciar sino a seguir y que son increiblemente sencillas de realizar. Pequeños actos que van fomentando el cambio y brindando optimismo. Las pequeñas acciones bien pensadas, son como aquellos cortes precisos del cirujano, que siendo ínfimos producen a su vez grandes resultados.

Algunos ejemplos:

  • Tener preparado algo que me guste para desayunar al levantarme, y un buen disco.
  • Recompensarme con una peli cuando llego del gimnasio.
  • Decorar mi oficina para motivarme a trabajar.
  • Tener un buen equipo de joggin para correr, un par de zapatillas y cargar el mp3 con buena música.
  • Cambiar el cigarrillo por un té especial que me guste, o unos buenos jugos frutales caseros.

No utilizar las circunstancias como excusa

Quizás el aprovechar ciertas oportunidades y establecer circunstancias pueda facilitar la implementación de nuevos hábitos. Pero no hay que utilizar la falta de esas circunstancias y oportunidades como excusa para postergar el hábito que queremos implementar. No esperamos eternamente el momento ideal donde pasemos por la puerta de gimnasio con el joggin nuevo y con ganas de correr. Persigamos aquellos hábitos que queremos alcanzar a pesar de que las circunstancias no sean ideales. Hay una artículo muy bueno escrito por una voluntaria titulado “No frenes, no te detengas” que habla de no parar por trabas autoimpuestas, de hacer lo que se puede con lo que se tiene con tal de estar más cerca de hacer realidad tu expectativa, sin dejarse detener por pequeños obstaculos sin importancia.

Un hábito a la vez

A veces pasa que nos viene la inspiración por cambiar y decidimos iniciar 54 nuevos hábitos, y la realidad es que queriendo cambiar tanto a la vez es más complejo lograr 1 cosa. La clave, según los expertos, está en tratar de implementar de a un hábito por vez. Una vez que el hábito tiene cierta estabilidad, podemos pensar en iniciar un nuevo cambio.

De acá a dos semanas podés ser otra persona

Se dice que la mayoría de los hábitos que se elijan implementar diariamente, tienen resultados visible y comienzan a volverse costumbre a los 14 días. Cuando quieras abandonar después del tercer día, cuando no veas cambios, cuando pierdas el interes y cuando pienses que no servís para eso, recorda que cuando se cumplan las dos semanas tu cuerpo y tu voluntad se van a haber habituado. A partir de ese punto va a ser mucho más fácil y vas a obtener una recompensa mucho más satisfactoria, gratificante y llenadora que si hubieses seguido como antes. De acá a dos semanas podes ser una persona diferente, mucho más cerca de adonde querés llegar.

El calendario de hábitos del estratega

Una herramienta que yo he encontrado muy poderosa y efectiva en la misión de implementar nuevos hábitos es un calendario impreso o simplemente uno dibujado en papel, como por ejemplo este:

Una foto de un calendario dibujado a mano pegado a una pared de madera

El calendario va pegado en la pared de tu habitación u oficina, y en un costado anotas una letra que represente cada uno de los hábitos que estás siguiendo o intentando implementar. Luego, por cada día que pasa, vas anotando en el casillero que corresponde al día, el hábito que lograste llevar a cabo ese día. Al correr de los días vas a notar como se llenan los casilleros, que por un lado te da la satisfacción de ver tus logros y por el otro te permite conocer hace cuanto que estás practicando cada hábito. Por ejemplo, un casillero que marca un “X M 7″ significa para mí que ese día hice ejercicio físico, medité y me levanté a las 7 de la mañana. A medida que el calendario se llena de letritas, veo cumplido mi deseo de ser una persona diferente. En Google pueden encontrar innumerables páginas de donde descargar calendarios en pdf. Basta imprimirlos y pegarlos en la pared. O si son como yo, de la vieja escuela -y sin impresora- basta tomar un papel y una regla y dibujar una grilla. También hay una aplicación de Android gratuita llamada Rewire que sirve este mismo propósito, donde uno va marcando los hábitos que realiza diariamente y asi crea una “cadena” que se extiende cada vez más.

¡Éxitos en ser quien querés ser! Ama tu vida o cambia tu vida. Estás un paso de un nuevo camino, y a dos semanas de llegar más lejos.

Escrito por

Pin It on Pinterest